domingo, 8 de febrero de 2015

Susana la ambiciosa

Susana Díaz ha hundido al PSOE. Sí, lo sé, las elecciones andaluzas todavía no se han celebrado, pero la ambición de Susana ha desatado un juego de efectos en cadena que ya no puede controlar. Ella gobernaba con el apoyo de IU y le quedaba tiempo de legislatura, pero quiere tener una victoria en las urnas (recordemos que nadie la ha votado para ser presidenta) que la impulse en las inminentes primarias nacionales del PSOE, que son su objetivo secreto de todos conocido. Así que se ha inventado un motivo para romper la coalición: sus malvados socios de IU ya no le permiten gobernar. El problema es que todo el mundo sabe que eso es mentira. Han salido encuestas preguntando por ello y la mayoría de la gente sabe que Susana ha adelantado las andaluzas para ir a las primarias.



















Es muy preocupante la ceguera de algunos políticos. ¿Cree Susana Díaz que ella va a atraer más votantes que Pedro Sánchez, después de esta operación tan obviamente ambiciosa, maquiavélica y personalista? ¿Por qué cree que la gente la quiere más a ella, si apenas se la conoce, no ha obtenido ningún logro relevante y además desprende el aroma al viejo PSOE, ese que la gente que ya no compra, ese que sacrificó su programa en el altar de Europa y los mercados? Francamente, Pedro Sánchez lo disimula mejor que ella. 
















Las elecciones serán en marzo, pero las encuestas indican que su partido se quedará bastante lejos de la mayoría absoluta. ¿Piensa Susana que IU volverá a pactar con ella? Si IU quiere sobrevivir en Andalucía y en el resto de España, no debería hacerlo. ¿Cómo van a explicar ese pacto a sus votantes? Hace un año lo podrían haber hecho, pero ahora Podemos amenaza con hacerles desaparecer, sería un error tan gordo como el de Susana y con él, rematarían a IU. 
Si descartamos la coalición con IU, ¿qué le queda a Susana? Solo dos opciones: PP o Podemos. Y aquí es donde está la gran trampa para el PSOE. Si pacta con el PP, dará pruebas a los que profetizan que los dos partidos tradicionales pactarán después de las generales. El resultado de esto para el PSOE sería semejante al de su hermano griego: pactó como segundón con el PP de Grecia y en una legislatura se han hundido completamente. ¿Para qué votarles si son una muleta del PP y hay otros partidos de centro y de izquierda? 

















La otra opción sería pactar con Podemos, pero no creo que sus dirigentes lo permitan: ellos se hundirían si en el primer parlamento que entran, acaban pactando con Susana Díaz. Por lo tanto, Susana va a tener el apoyo del PP, más o menos patente, después va a contradecirse y, en tan solo unos meses, va a pelear por ser candidata a la presidencia del Gobierno y en esa pelea el PSOE ofrecerá su peor cara, para terminar de arreglarlo. O a lo mejor no lo hace y se queda en Andalucía, gobernando con el apoyo del PP. Pase lo que pase, el daño estará hecho. Sea Pedro o sea Susana, nadie se va a creer que no pactarán con el PP tras las generales, y la mayoría de sus votos se irán hacia Podemos, IU, UPyD y Ciudadanos. 
















Aunque cabe otra posibilidad: que en Andalucía gane el PP por la mínima y sea Susana la que tenga que hacer de mamporrera. En ese caso, su carrera estará acabada, pero el PSOE estará más hundido todavía que en la anterior hipótesis. Por eso afirmo: aunque aún no se han celebrado elecciones, Susana Díaz la ambiciosa ha hundido al PSOE. 


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares