viernes, 22 de enero de 2010

Prostitutas sagradas

Nota previa: hablaré sobre prostitutas, pero queden englobados en esta denominación los prostitutos, ya que a ambos géneros se aplica todo lo que se puede leer a continuación. Elijo el femenino porque un prostituto es una puta, pero no viceversa. Dicho lo cual, vamos al grano.




PROSTITUTAS SAGRADAS

Según antiquísimos escritos que han sobrevivido y llegado hasta nuestra era cibernética, existía en el Próximo Oriente una figura que se ha querido ocultar para no escandalizar a las generaciones posteriores: las prostitutas sagradas. Estas mujeres, respetadísimas en la sociedad, se dedicaban a ofrecerse a los hombres, o bien como una ofrenda a un dios, o bien como parte de un ritual. Algunas fuentes dicen que estaban a las puertas de la ciudad para que todo extranjero que llegara a la misma tuviera que pasar por sus piernas antes que por sus puertas. Otras versiones dicen que los hombres que querían llegar a ocupar algún cargo importante en la sociedad, antes tenían que demostrar su virilidad con la prostituta sagrada. Sea como fuera, era una profesión reservada para las muchachas más selectas de las mejores familias y dedicarse a ello era no sólo un gran honor sino algo muy decente y respetable.




Ahora las prostitutas no entregan su sexo por un dios, lo hacen por diez euros (las más baratas). Y no sólo no son respetadas, sino que es una de las profesiones más despreciadas que existen. Todo esto me hace pensar y por más que pienso no encuentro una opinión a la que agarrarme. ¿Qué es más digno: prostituirse por un dios o por dinero? ¿Por qué se respeta más una fanática religiosa que una mujer práctica y trabajadora? ¿Qué es más real: un dios o diez euros?




Por un lado pienso que es mucho más poético entregar tu sexo por un deber sagrado, pero dado que los dioses son pura invención, las putas sagradas quedan reducidas a la condición de ilusas o de cínicas guarronas. Venderse por unos eurines es ser práctico, sin duda, pero es vil y bajo, como todo lo que tiene que ver con el dinero. Todos nos vendemos por dinero, y todos somos viles y bajos. Y al fin y al cabo vender tus brazos o tu cerebro es comparable a vender tus genitales. Por lo tanto, la prostitución moderna no es sino otra forma más de capitalismo. Y el dinero es el dios del capitalismo. Quizá la prostitución no ha cambiado tanto.




Dejo ahí esta reflexión para que cada cual decida qué forma de prostituirse es más digna, o dicho de otro modo, qué queda mejor en el relato que les contarás a tus nietos: "yo me prostituía en honor del gran Baal, dios de las cosechas" o "yo me pagué el chalé de la sierra vendiendo mi sexo, aunque no te lo creas, hijito".




Eso sí, lo que rechazo enérgicamente es esa forma de prostitución llamada matrimonio, donde una mujer hermosa es comprada en exclusiva por un hombre rico y habitualmente feo, y que es respetada, envidiada y a veces sacralizada por la gente. Estas prostitutas no se abren de piernas por dios ni por diez euros, sino por una fortuna o un trono o la fama, siempre amparadas en la coartada del amor, ese concepto cuya existencia es tan comprobable como dios, esa palabra tan elástica que da cobijo a un variado abanico de emociones e intenciones, no siempre puras. Porque estas son nuestras nuevas prostitutas sagradas, y no quiero dar nombres, que todos los sabéis.

Un consejo para los jóvenes: si vas a venderte, si puedes, véndete bien, no seas una vulgar furcia, hazte una señora respetable o un joven sin prejucios que cree en el amor con una dama caduca y próspera. ¡Sed sagrados! ¡Hacedlo por el dios de nuestro tiempo: el dinero!



2 comentarios:

Alex|a|nder dijo...

Andaba buscando el trabajo fotográfico: "Una puta en el trono" y me topé con este post, blog. No sé, a mí me gustaría prostituirme por un Dios al igual que por dinero, al final las dos cosas tienen algo de poético. En ningún momento me parece vil y bajo. Es muy respetable este oficio, uno de los más antiguos y que no tiene indicios de desaparecer.

maria estrella benitez dijo...

VEO QUE VEN LA PROSTITUCIÓN DE UNA MENEARA MUY NORMAL, PERO RECUERDEN QUE EXISTE UN SOLO DIOS, Y UN SOLO SEÑOR JESUCRISTO, Y DIOS NOS DEJO SU SANTA PALABRA LA BIBLIA EN LA QUE NOS DA LEYES Y MANDAMIENTOS PARA LA MORAL Y LA ÉTICA, EN SU PALABRA DIOS PROHÍBE TODA CLASE DE INMORALIDAD SEA PROSTITUCIÓN, FEMENINA O MASCULINA, COMO QUIEREN LLAMARLA, DE TODAS MANERAS ES PROSTITUCIÓN Y ES PECADO, LA PALABRA DE DIOS DICE QUE EL CUERPO FUE CREADO POR DIOS PARA QUE FUERA TEMPLO DEL ESPÍRITU SANTO, NO TEMPLO DE DEMONIOS, 1 CORINTIOS 6, 12-20. DIOS CASTIGARA A TODOS AQUELLOS QUE DAN RIENDA SUELTA A LA PROSTITUCIÓN LA HECICERIA Y LOS VICIOS ETC. 1 CORINTIOS, 6, 9 DE HECHO DICE LA BIBLIA NO HEREDARÁN EL REINO DE DIOS, SERÁN LANZADOS AL LAGO DE FUEGO ES DECIR EL INFIERNO, SINO SE ARREPIENTEN. APOCALIPSIS 21, 8. SI SE ARREPIENTEN DIOS LOS PERDONARA, LOS SALVARA SI ACEPTAN A JESUCRISTO COMO SU ÚNICO SALVADOR, LA BIBLIA QUE ES EL ÚNICO LIBRO QUE FE Y CONDUCTA, Y RECUERDEN CIELO Y TIERRA PASARÁN, PERO LA PALABRA DE DIOS NO PASARA.