lunes, 21 de diciembre de 2009

La verdad sobre el caso Jackson

Se aproxima el fin de año y sus absurdas recapitulaciones. Todo lo ocurrido en 2009 parecerá tan lejano y extraño que preferiremos olvidarlo rápidamente y abalanzarnos hacia el 2010, como si fuera a haber alguna diferencia. Los asnos serán asnos y las focas seguirán siendo focas aunque paguen tres cuotas de gimnasio y hagan dieta dos semanas. Los fumadores volverán a fumar en febrero. Miguel Campion pospondrá una vez más el lanzamiento de su esperada saga compuesta de tres trilogías y una precuela, porque necesita más tiempo. Todo seguirá igual, así que es inútil darle importancia al cambio de año. Sólo habrá algo distinto en 2010: Michael Jackson estará muerto.


Da grima hasta en silueta.


No lo digo yo, lo dice internet. Michael ha sido Miss Internet 2009, lo más buscado en la red. Internet es efímera como la vida, así que en 2010 otro ocupará su lugar. Poco a poco sus ecos se irán apagando. Cada recopilatorio tendrá menos éxito que el anterior. Futuras generaciones se preguntarán qué veíamos en él. Y yo, que vengo del futuro para escribir chorradas en un blog, me pregunto lo mismo. Ahora que termina el año Michael Jackson, voy a decir de una vez por todas lo que he estado callando por respeto y por asco. Hablaré de él por antepenúltima vez, y únicamente debido a mi insana atracción por el horror.



Anda que no es gatona...

Dejando a un lado el tema musical, donde sinceramente creo que no es para tanto, ni es tan distinto a tantos otros artistas que hacen música parecida, ni es tan revolucionario, ni tan original y en mi opinión fue empeorando con los años al mismo ritmo que su cara; dejando a un lado esto, y dejando claro que me da la sensación de que está sobrevalorado, hablaré de su fama como ídolo, que es lo verdaderamente increíble del caso.



Vengo del planeta Moñas en la galaxia Ascazo.

Porque podría entender y entiendo su fama como freak, como personaje siniestro y grotesco que deliberadamente destroza su rostro una y otra vez, como un fantasma de la ópera autodestructivo, creyendo paradójicamente que cada vez está más guapo. Y su fama como presunto criminal que, aunque no haya nada probado ya que su dinero pagó el silencio, tiene bastante verosimilitud, empezando por el rancho de Neverland preparado para que los niños se emborrachen de velocidad y dulces y acaben mareados sobre una cama de satén rosa. No hay pruebas, claro, pero yo no dejaría a un hijo mío dormir en ese rancho, ¿o tú sí? Porque una cosa es que seas niño y abusen de ti, pero que abuse de ti alguien con esa cara inhumana, ese trauma no se te irá nunca jamás.



"Esta cara entre tus piernas infantiles"
o
"Cómo truncar para siempre una vida sexual sana",
cuento para los niños

Aunque nada de esto se probó. Y sólo sabemos a ciencia cierta que era infeliz, extraño, que se escondía, pero que cuando aparecía lo hacía saludando con una mano blanda, con una máscara para tapar su cara descompuesta. ¿Y hay gente, muchísima gente, que chilla, se arrebata, hace colas, baila en masa imitándole? ¿Qué es lo que idolatran de su figura? ¿No ven que es espeluznante? ¿Cómo pueden ser fans histéricos y ridículos de un tipo así? No hay nadie que tenga unos fans tan colgados, probablemente porque no hay ningún otro artista tan colgado como él. (Aunque la chica de Tokio Hotel va por el camino, y si no, al tiempo)



Ni muerta me dejan en paz, Mari.

Pero lo peor no son sus fans acérrimos, que simplemente necesitan ayuda psiquiátrica urgente. Lo peor son aquellos que, despreciándolo por monstruo, por pederasta (aun sin pruebas), le perdonaron automáticamente cuando murió. Con la misma ligereza con la que se rieron de él y lo condenaron, en un instante le absolvieron y le elevaron a los altares. Días y semanas después de su muerte, por la calle pasaban coches con las ventanas abiertas y sus grandes éxitos sonando a todo volumen, como si fuera algo de buen gusto. Porque ya no era molesto, ya no podía abusar de niños, ya estaba muerto, y los medios les habían dicho que era el más grande, y ellos, papanatas bobalicones y crédulos, se habían hecho con el recopilatorio y ahora adoraban al cadáver más rico y espantoso del mundo.



El rey de pop como El Niño Compadrito

Lo prometo: es la antepenúltima vez que hablo de Michael Jackson. Acabado el 2009, se acabará su gloria popular. Morirá una Lady Di o surgirá una Lady Gaga que lo eclipsen. Poco a poco la gente se irá olvidando de él. ¡Feliz 2010!

3 comentarios:

JIMMY dijo...

Eres realmente el típico gay frustrado, que se quedo con ganas de pequeñas luces en su vida, pero que lamentablemente nació con su alma oscura.
Es recomendable que te hagas ver a la brevedad con un psiquiatra, porque tu caso es realmente peligroso.
No creas que lo digo por el caso de Jackson, sino por el grado de frustración que tiene tu alma...

Saludos

Jaime C.

Alexia dijo...

Me das tanta pena, probablemente tu seas un pederasta activo que envidia el carisma de Michael con los niños, pero a diferencia tuya el no hacia nada malo, el jamas se aprovecho de un niño... debería quedarte claro en el momento que lo declararon inocente.
Envidioso... tu desearías tener lo que el tuvo, el amor de millones de personas, el amor de unos hijos hermosos y para terminar... el talento y el montón de dinero que el poseía!

Estúpido... ve con alguien para que te ayude, eres un resentido social que no aprecia ni acepta que una persona pueda ser mejor que tu y que Dios lo allá colmado de bendiciones a lo largo de su vida.

Espero que nunca te acusen de algo que no has hecho... y si has hecho algo malo espero que tengas tu merecido.

Oh si! se me olvidaba... trata también con un psiquiatra tu racismo... porque allí se entiende tu aberración y malos comentarios contra una persona de color.

Michael Jackson es el mejor cantante... EL MEJOR!!! aunque te pese!

QUIMERA dijo...

menudo gilipollas estás hecho... jamás serás ni el olorcillo de lo q cagaba michael jackson

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares