miércoles, 9 de diciembre de 2009

Identidad y pertenencia

Ya estoy aburrido del tema hace tiempo. Es hora de que empecemos a espabilar un poco y no dar las cosas por sentadas. Despertemos.

Hoy he leído un artículo en El País, firmado por Andrea Rizzi, donde había un párrafo que me ha impresionado. El párrafo en cuestión dice así:

(...) Michel Serres, miembro de la Academia de Francia, quien ha titulado lacónicamente Error un comentario suyo al asunto publicado en el diario Libération. "Confundir identidad y pertenencia es un error de lógica. O uno dice A es A, yo soy yo, y entonces hablamos de identidad; o uno dice A pertenece a un determinado grupo, y entonces hablamos de pertenencia. Este error lleva a decir tonterías. Y, además, a un crimen político: el racismo. Decir de alguien que es negro, judío, etcétera, es una frase racista porque confunde la pertenencia con la identidad. Reducir alguien a una sola de sus pertenencias puede condenarle a la persecución. ¿Entonces quién soy yo? Yo soy yo. Yo soy la suma de todas mis pertenencias, incluidas aquellas que no conoceré hasta mi muerte, porque todo progreso consiste en entrar en un nuevo grupo. Identidad nacional: error y delito".



(Este señor es Michel Serres, el autor del párrafo)

Me ha impresionado porque esta es una idea a la que le he dado vueltas muchas veces, pero como no soy filósofo ni nada que se le parezca nunca habría podido expresarla tan clara y concisamente como hace Michel Serres. Y la aplico no sólo a las identidades nacionales, sino a todo lo demás que pretende identificarnos. Estoy cansado de cómo nos hacen perder el tiempo a todos enfrentándonos porque pertenecemos a diferentes tribus, nacionalidades, religiones, identidades sexuales, géneros, etcétera y etcétera. Y estoy harto de los razonamientos que pretenden tener razón comenzando con enunciados como "yo soy gay y", "yo, que soy mujer" o "nosotros los vascatañoles somos".

Que no nos engañen, no somos nada de eso. Cada uno de nosotros somos alguien que está por encima de clasificaciones de ese tipo. Somos quienes somos, no aquellos grupos a los que pertenecemos, voluntaria o involuntariamente. Y claro que todos tenemos que ser tratados con igualdad y respeto y que cada cual debe ser libre para expresarse en su lengua y todo lo demás, pero nunca estas ideas, por puras que sean, deben imponerse a la libertad de ser uno mismo.

Por supuesto, esta es mi humilde opinión y no pretendo convencer a nadie. Pero, como mujombre, hetegay, vascatañol, viejoven, catolmán y pijipi, tenía que decirlo alto y claro.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares